El negocio del alquiler por horas.

19/05/2015

Inurban le invita a la lectura de este articulo.

En busca del ahorro, la efectividad energética y el aprovechamiento del tiempo, la sociedad está demandando nuevos servicios que, en ocasiones, pasan por el alquiler de productos sólo por unas horas.foto3

Los clientes pagan sólo por el tiempo de uso y las empresas rentabilizan sus servicios.

Cuántas veces has reservado una habitación de hotel por 24 horas, cuando sólo precisabas pasar un rato de descanso hasta la salida del próximo vuelo? ¿O has tenido que alquilar un coche por un mínimo de un día, si sólo tenías que realizar un viaje de tres horas? En realidad, has pagado más tiempo del que has necesitado (y consumido), un sobrecoste para tu bolsillo, pero también para el de las empresas de alquiler, que podrían rentabilizar mejor sus bienes durante todas esas horas que se tienen arrendadas, pero que no se usan.

Nueva mentalidad 
Ya hace años existían negocios que supieron sacar partido de esta demanda por horas, cuya implantación no terminó de cuajar entre la población. La crisis ha sido la que ha permitido dar ese impulso final que necesitaba esta nueva forma de consumo, más equilibrada y eficaz.

Para Inés de Saralegui, socia fundadora de Respiro Carsharing, se ha producido un “cambio de pensamiento en el que se tiene consciencia de que, por ejemplo, un coche en propiedad es un lujo innecesario”. Es tal el empuje de esa mentalidad que, según De Saralegui, sólo en su ramo del alquiler de vehículos por horas, la consultora Frost & Sullivan prevé un incremento de clientes del 43% en 2015, llegando a casi cinco millones de usuarios a nivel mundial.

Desde que miramos como nunca cada euro que nos gastamos, las peticiones de servicios por horas no paran de crecer, y ya contamos con las nuevas tecnologías para que nadie se quede sin saber de su existencia. Porque si bien algunos hoteles o centros de negocios ya disponían anteriormente de esta modalidad, tenían una escasa incidencia, en parte porque no se disponía de los canales de comunicación y promoción adecuados para darlos a conocer.

Lo que está claro, ya sea por influencia de la crisis o por la evolución de las sociedades, es que las peticiones de los consumidores son más inmediatas y requieren negocios flexibles que se acomoden a ellas: “Se trata de adaptar el uso a las necesidades concretas, pagando sólo por lo que se utiliza”, confiesa Jordi Dorado, de Estudis D’Homs. Y si antes esa adaptación se limitaba a algunos servicios y productos, en la actualidad casi cualquier artículo puede alquilarse por horas.

Beneficios para todos
Las compañías se han dado cuenta de que no sólo es posible realizar ese fraccionamiento sin que suponga un extra de trabajo, sino que resulta mucho más beneficioso para sus bolsillos. Así, en un sólo día una habitación de hotel puede alquilarse hasta tres o cuatro veces para distintos clientes. Al usuario le sale más económico que reservarla todo un día y la empresa obtiene más rentas. Un ejemplo extrapolable a otros negocios como el alquiler de máquinas, salas de trabajo o espacios para desarrollar eventos.

La novedad de estos negocios no está sólo en la capacidad de flexibilizar su uso, adoptando nuevos formatos de comercialización. También se ha desarrollado la inventiva de emprendedores que han sabido reconocer en las necesidades esporádicas de los consumidores una oportunidad de obtener dinero. Y si bien la rentabilidad está detrás de la mayoría de estos negocios, algunos de ellos surgieron para aportar medios a colectivos que encontraban en el disfrute de sus aficiones impedimentos económicos, de espacio o de recursos.

Un caso representativo es el de Elisardo Álvarez,que creó HTMBoxes, “para dar solución a los problemas que los entusiastas del motor y aficionados a la automoción tenían en ese momento”. Supieron ver que existía un público reclamando unos talleres en los que poder trabajar de forma autónoma para arreglar sus vehículos.

No obstante, muchas de estas empresas se inspiran en el fenómeno hazlo tú mismo, plenamente instaurado desde hace décadas en los países anglosajones, y que desde principios de siglo ha tenido tirón en nuestro país, incrementado con las necesidades de ahorro que ha generado la crisis. Circunstancia a la que se ha unido el creciente gusto popular por realizar cosas con las propias manos, para lo que no siempre se dispone del material o el lugar adecuado para ejercer ese pasatiempo. Con el alquiler por horas, ahorro y satisfacción personal han podido convivir.

Hoy en día, quien tiene una necesidad puntual encuentra fácilmente alguien que se la cubra. Jóvenes empresas que necesitan un gestor que les eche una mano para algunas cuestiones, personas a las que les gusta el cine de ensayo y no encuentran con quien ir a verlo, aficionados a dibujar que no cuentan con los artilugios necesarios… Para todos ellos, hay compañías que alquilan por horas espacios, recursos y hasta personas que cumplan con sus expectativas.

Este auge del alquiler por un tiempo fijo también bebe un poco del consumo colaborativo, una forma de consumir más eficiente y solidaria, que busca el beneficio colectivo. Así se concibió Bluemove, como reconoce su fundador, Jorge González-Iglesias:“Un mismo automóvil puede ser utilizado el mismo día por diferentes personas, cubriendo las necesidades de movilidad de todas ellas”. Una idea ya establecida en otros países del mundo, que empieza a calar en España.

Bajo esta premisa han surgido, por ejemplo, centros de costura donde se proporcionan los utensilios necesarios y que no siempre se disponen en casa para confeccionar aquello que deseamos, pudiendo compartir, además, experiencias con otros aficionados. O talleres de bricolaje que permiten a los más manitas elaborar todo tipo de mobiliario y con las herramientas adecuadas.

Todo ello sin obligar a extensos alquileres ni a compras que, a la larga, pueden resultar innecesarios (a la par que costosas). Así que el gasto, en vez de ser fijo, se convierte en variable, lo que ayuda a gestionar mejor el dinero y a hacer un uso más social de productos y servicios.

Pros y contras
Con todo, estos negocios se encuentran con un gran escollo: la falta de concienciación, no ya tanto de la sociedad (que demanda constantemente estos servicios y productos), sino de las empresas y emprendedores, que no terminan de apreciar las ventajas de alquilar por horas.

En primer lugar, porque, obviamente, este tipo de negocios requiere una cartera de clientes mayor. Una diversificación que para muchos conlleva un problema añadido: las gestiones se multiplican, lo que supone un mayor volumen de trabajo. Además, los ingresos no son tan sustanciosos como con alquileres a más largo plazo, por lo que o se dispone de una clientela extensa o puede ser contraproducente. Y se trata de empresas en las que la competencia y la volatilidad de la demanda hacen muy difícil conseguir una gran fidelización por parte de los usuarios.

No todo son obstáculos. A su favor tienen que la sociedad ya no necesita tanto poseer artículos, como usarlos. De esta opinión es Inés de Saralegui: “Creo que lo que da el éxito al servicio no es tanto el servicio por horas sino la filosofía de compartir. Nuestra sociedad está experimentando un cambio donde la propiedad ha dejado de ser uno de los pilares fundamentales”.

Esta filosofía le produce beneficios directos al cliente. El primero y más evidente, el ahorro económico y de tiempo. Porque si alquilas por unas horas, el coste es más reducido. Por no hablar de lo que te ahorras al no adquirir un artículo que va a tener un uso limitado. También, claro está, el componente social y medioambiental, que nos lleva a ser una sociedad más solidaria. Y su accesibilidad, propiciada por las nuevas tecnologías.

Hablamos de un sector cuyas expectativas son más que buenas. Para Jordi Dorado, es un mercado “en desarrollo y, por lo tanto, en expansión”. De ahí que anime a los emprendedores a apostar por él, ya que –a su entender– sólo “requiere de gente que lo divulgue para que sea más popular y adquiera un tamaño mayor”.

Fuente:http://www.emprendedores.es/ideas-de-negocio/alquiler-por-horas

Inurban desea que este articulo haya sido interesante para usted. Si esta pensando en emprender un nuevo negocio,tiene la idea  de ampliar su negocio o canbiar de sitio, no dude en visitar nuestras amplias ofertas en naves industriales, locales comerciales, espacios para alquilar el las horas que usted necesite en toda España:

www.inurban.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias relacionadas